¡Cuidado entras en un blog peligroso!

Este es un lugar donde me expreso libremente y comparto con todo el que quiera mis inquietudes.



martes, 22 de abril de 2014

Semana Santa en Sevilla: De lo ancestral a lo provocativo, pasando por lo sensual y lo social.

Por segundo año consecutivo y por imperativo de mi pareja he pasado la Semana Santa en la ciudad de Sevilla. Si el año pasado fue una experiencia iniciática en el rito religioso operístico que se monta en esa ciudad, este año se ha convertido en una mirada antropológica, sensual y sociológica (uno está contaminado por la observación perpetua de lo que pasa por su lado, sobre todo si se aburre y le disgusta, es una manera de divertirse como otra  cualquiera).
No tengo datos concretos de si son todos los sevillanos los que se tiran a la calle a venerar a sus cristos y vírgenes o son más los “extraños” (de otros lugares de España y del mundo) que cada vez son más atraídos (llevados) por el marketing turístico, pero lo que sí es cierto es que el centro de la ciudad queda colapsado y en algunos momentos es imposible que quepa alguna persona más, y cuando crees que se ha llegado a esa situación, llegan muchos más. Es decir, partimos de una concentración masiva de todo tipo de personas: creyentes, no creyentes, pobres, ricos, mujeres, hombres, blancos, amarillos, negros…, niños, mayores, medianos… Desde mitad de mañana hasta la madrugada son miles y miles de personas corriendo de un lado para otro para ver a una cofradía, a otra, a otra, y entre medias a comer y a beber. ¡Por todos los dioses!, lo que comen y beben, qué barbaridad. No sé si la Iglesia católica sacará rendimiento económico a todo esto, pero lo que son los bares, estos sacan para todo el año y más. Es una mezcla de personas que comparten los espacios unos con otros, y con una de las cualidades del mundo actual la de masas concentradas donde se van adaptando continuamente a las necesidades del momento, como diría el sociólogo Bauman es una masa líquida.
Masa líquida compuesta por miles de actores interpretando una gran ópera en la calle, cada uno cumple su papel dramático, desde los ateos llorando por su pertenencia a la cofradía y sentirse parte de esa emoción atávica, ancestral de lo religioso, hasta los creyentes que no creen en nada, pero hay que parecerlo. Cada uno vive su religiosidad según su habitus bourdiano, desde lo que observan este espectáculo popular con una mirada artística (esculturas, joyas, mantos, palios…), a los que lo hacen con una mirada sensual (qué muslos tiene el cristo, qué manos la virgen, qué cuerpazos los costaleros, qué ojos los nazarenos…), o a los que sienten en su interioridad el padecimiento de Cristo que salvó con su muerte a los humanos, o a miembros de la Guardia Civil escoltando todos los pasos, o a los adolescentes en la puerta del Palacio de Duquesa de Alba para ver si este año recibe o no al Cristo de los Gitanos. También se ha podido ver un acto “provocativo” o “reivindicativo” realizado por el sindicato anarquista CGT, los defensores del aborto y el lobby gay, que han sacado en procesión al “Santísimo Coño Insumiso” para protestar por la reforma de la ley del aborto, contra la homofobia y por los recortes de los trabajadores.
Como se puede contemplar los prismas son muy variados, en algunos casos hasta contradictorios, pero hay un hecho social que afecta a todas las personas de una manera transversal: las ganas de fiesta, de relacionarse, de divertirse. Lo religioso es otra cosa, de ello hablaré (o no) otro día.

martes, 8 de abril de 2014

Enfermos mentales que han cometido delitos, dudas sobre qué hacer con ellos.

Hace muchos años dirigí un Hospital Psiquiátrico y contribuí a la Reforma Psiquiátrica en nuestro país, abriendo las puertas de esas instituciones cerradas y creando una red comunitaria de salud mental. En muchas cosas acertamos, en otras erramos. De entre las que fallamos fue en qué hacer con los enfermos crónicos que no podían insertarse en la sociedad, sobre todo por su agresividad continua.
Hoy al leer la noticia de que en un proyecto de reforma de la justicia en España se contempla que un enfermo crónico especialmente agresivo que cometa delitos va a poder estar entre rejas (en un hospital psiquiátrico penitenciario) toda su vida si así lo decide un juez, en principio he dicho ¡qué barbaridad!, luego me he preguntado y quién es un juez para decidir si una persona está (o puede estar mañana) enferma o no, o por qué tiene que ser un psiquiatra, acaso la familia no tiene nada que decir, o por qué no puede ser una decisión colegiada entre todos los afectados. Luego me he acordado de un caso en el que tuve que intervenir para ver si se le daba la libertad a un enfermo mental que llevaba encerrado en un psiquiátrico penitenciario muchísimos más años de los que le correspondía por un delito que había cometido, la familia no quería recibirlo en casa, tenía pánico a sus actos violentos, el juez debía liberarlo del encierro, ya había cumplido con su falta, el centro sanitario adonde nos lo quería remitir no contaba con los medios para poder controlarlo, se podía ir cuando quisiera, los psiquiatras decían que ese no era un lugar para acogerlo, todos los trabajadores del centro tampoco estaban por recibirlo debido a su violencia. Entre todos decidimos internarlo y encerrarlo en una habitación con muchas medidas de seguridad (durante un tiempo estuvieron dos policías nacionales en la puerta del centro por si había problemas), se le puso medicación hasta lo insoportable, se le aisló de todo; más tarde se decidió enviarlo a una institución de salud mental privada religiosa que si se le pagaba un buen dinero estaba dispuesta a acogerlo, allí se le envió hasta que no pudieron con él y nos lo devolvieron. Más tarde se le hicieron una o dos lobotomías, ya no me acuerdo bien, su agresividad disminuyó, aunque no del todo. Creo que al final (yo dejé de trabajar en esa institución) se le envió a otra institución religiosa.
Todo esto me hace pensar en lo difícil que es tomar una decisión lo más justa para enfermos de este perfil, yo no sé qué es lo que hay que hacer, pero sí se que el primero que padece esa situación es el propio enfermo y la familia, luego todos los demás, y que la toma de decisiones debe ser colegiada, jamás personalizada ni en un juez, ni en un psiquiatra. Tal vez esté equivocado (una vez más), pero es lo que pienso.
 

jueves, 13 de marzo de 2014

Cézanne en Madrid, sus verdes.

CÉZANNE
 
Días pasados visité la exposición de Cézanne en el Museo Thyssen en Madrid, para mí fue una vuelta a mi niñez, volví a ver los lápices de colores para dibujar que me regalaban mis padres para Reyes, olí el aroma que se desprende de la madera de los lápices al afilarlos, recordé a mi primer profesor de dibujo en la escuela, mis primeros (y casi únicos) pasitos en el dibujo, mi formación en dibujos de humor con una academia que había en Madrid (formación a distancia). En fin, momentos de evocación de unos años en los que uno los vive con intensidad sin darse cuenta, es el tiempo quien te los trae de vez en cuando y tal vez desfigurados e incluso falsos. Pero los colores que utiliza Cézanne y el olor de la madera de los lápices no son falsos, los sentí profundamente. Las emociones pueden surgir en cualquier momento, un simple bodegón te traslada a tu familia, a tus seres queridos, a tus profesores, a tus primeras comidas en un restaurante.
 
La visita fue (quizás demasiada gente) sosegada, tranquila, saboreé algunos cuadros, otros menos, me pareció una pintura simple, infantil, próxima. Cuando la gente se pregunta qué es arte, yo le digo que arte es algo que se crea y emociona al individuo. Yo me emocioné con los verdes de Cézanne.


 
 

miércoles, 5 de marzo de 2014

The spanish healthcare system: from security to uncertainty (1978-2013). Aguilar, M y Bleda, JM

En el último número de la Revista Praxis Sociológica los profesores Marta Aguilar  Gil (Universidad de Sevilla) y José María Bleda García (Universidad de Castilla-La Mancha) han publicado una artículo sobre la evolución y situación actual del sistema sanitario español. Lo han realizado en el idioma inglés para poder divulgar a la comunidad internacional de habla inglesa lo que está acaeciendo en España.

Praxis Sociológica nº 18: Monográfico sobre Sociedad y Salud


Desde los inicios de la construcción de la Sociología como ciencia social uno de los objetos de estudio que interesaron a sus pioneros fue la salud de los ciudadanos, así como los factores sociales que incidían en su nivel de salud/enfermedad. Conforme se fue desarrollando la Sociología este aspecto fue todavía más objeto de interés, llegándose a crear un área de análisis específico: la sociología de la medicina (sociología de la salud, posteriormente). En nuestro país también ha sido y es una importante área de investigación, sobre todo empírica, que desde finales de los 70 del anterior siglo a la actualidad ha aportado numerosísimas investigaciones sociológicas.

En estos momentos de crisis e incertidumbres en las sociedades occidentales, uno de los aspectos que más están siendo cuestionados por los que detentan los gobiernos, sobre todo los neoliberales o conservadores, son los recursos destinados a la sanidad y como consecuencia a lo relacionado con la salud y la enfermedad de los individuos. La salud es uno de los pilares fundamentales del Estado del Bienestar, y en el último medio siglo en Europa, en las sociedades occidentales, el nivel de salud de sus ciudadanos se ha incrementado notablemente, no solamente aumentando el número de años vividos, sino el vivir con mejor salud esos años. Algunos de esos aspectos son abordados en este número monográfico de la Revista Praxis Sociológica dedicado a la salud. Confieso que cuando en el Consejo de redacción nos planteamos este nuevo monográfico esperábamos artículos que analizasen o contribuyesen al conocimiento de las consecuencias de las crisis actuales y sus repercusiones en los sistemas sanitarios o más bien en la de-construcción del Estado del Bienestar, sin embargo los artículos que nos han llegado la mayoría están relacionados con la contribución de los cambios efectuados en el sistema sanitario español y cómo han servido para que los individuos puedan disfrutar de servicios sanitarios de calidad.

En este número contamos en primer lugar con la firma internacional del profesor Giudo Giarelli, que es un referente en la sociología de la salud, pues ha sido Presidente de la Sociedad Italiana de la Sociología de la Salud y Presidente de la Sociedad Europea de Sociología de la Medicina y de la Salud, y actualmente es miembro de la Asociación Internacional de Sociología (ISA) en el Comité de investigación de Sociología de la Salud. En su artículo reflexiona sobre la importancia del asociacionismo de la ciudadanía como factor de cohesión social. Los artículos centrales de la monografía se inician con dos generalistas, uno del Dr. Duro González, en el cual realiza un análisis en profundidad de los discursos médicos y políticos sobre la sanidad durante la transición española, de los que él mismo formó parte como actor en la sanidad madrileña; y el otro de los profesores Aguilar y Bleda en el que abordan la crisis del sistema sanitario español. A nivel más micro están las contribuciones de investigadores del IESA/CSIC, de las universidades de Cádiz, Complutense de Madrid y de Valencia, con investigaciones empíricas sobre la satisfacción de los usuarios de los servicios hospitalarios andaluces, de las transformaciones experimentadas en las unidades de cuidados intensivos en Neonatología en hospitales españoles, y los programas de educación maternal analizados desde una perspectiva de género, respectivamente. Posteriormente, a nivel teórico el profesor Dr. Conde analiza la evolución del concepto de discapacidad en la sociedad contemporánea. Los dos artículos siguientes abordan la participación ciudadana en salud en varios países, el primero de ellos relaciona las experiencias en Brasil y España, y el segundo sobre las efectuadas en el Sur de Europa: Italia, España y Portugal. El artículo regional en esta ocasión está firmado por el catedrático de Economía, Timoteo Martínez y su ayudante la Dra. Muro, que trata sobre un asunto importantísimo para la comunicación de Castilla-La Mancha con otras regiones, como es el perfil de los viajeros que utilizan el Corredor Madrid-Toledo.

Para finalizar quisiera llamar la atención sobre el impacto que está teniendo la Revista Praxis Sociológica a nivel nacional e internacional, pues desde que se convirtió en un medio electrónico ha expandido su difusión en todo el orbe de una manera espectacular, ya que desde que se editó y publicó el anterior monográfico sobre Sociología de la Educación se han recibido más de 30.000 visitas. A esto hay que añadir nuestra presencia en la red social facebook (https://www.facebook.com/pages/Praxis-Sociologica) en el que están interviniendo sociólogos y sociólogas de todo el mundo con aportaciones al debate sociológico y en el que se cuenta con un almacén temporal de conocimientos (www.facebook.com/groups/atcalmacen).

Todas estas cuestiones referentes al impacto y a la difusión nos hacen sentirnos muy satisfechos del trabajo realizado en aras de divulgar el conocimiento y los avances sociológicos a la comunidad profesional y a los ciudadanos.

 
JOSÉ MARÍA BLEDA GARCÍA
DIRECTOR DE PRAXIS SOCIOLÓGICA

miércoles, 12 de febrero de 2014

Los jóvenes españoles y la acción política: Juan González-Anleo Sánchez


En estos momentos donde se está fraguando una nueva sociedad (desde mi punto de vista, por supuesto), cuando la política (o mejor dicho, los políticos) está siendo tan cuestionada, y en el punto de mira está el futuro de la democracia, es necesario que conozcamos con más profundidad las actitudes y los comportamientos de los jóvenes, en particular de los jóvenes españoles. Para ello es muy recomendable el artículo del joven sociólogo español Juan González-Anleo: “La pérdida de las raíces sociales de la acción política juvenil”, publicado en el año 2011 y que se puede acceder a él en la siguiente dirección electrónica:
Aborda diferentes aspectos tales como: el desinterés por la política, el distanciamiento de las prácticas formales e informales de la acción política, las actitudes hacia los grupos y los movimientos sociales, la participación social y la rebeldía.
Destaco algunas de sus conclusiones:
1.       La desafección política de los jóvenes puede explicarse, al menos en parte, poca duda cabe, como una reacción al distanciamiento y menosprecio político del que, como hemos visto, son perfectamente conscientes.
2.       Un joven, en definitiva, alejado hasta límites inconcebibles del interés básico exigido por la integración política del ciudadano.
3.       Un joven al margen prácticamente de cualquier tipo de inquietud ante lo que sucede más allá de su ámbito íntimo, un joven a-social y a-político, carente de la que, en opinión de Hannah Arendt, constituye la primera de todas las virtudes políticas, la valentía para arrojarse al mundo y para enfrentarse a él.
Cuando leo estos análisis sociológicos, que me aproximan más certeramente a la realidad de mi país, me asaltan muchas preocupaciones sobre el futuro que nos acecha, esperemos que las minorías de jóvenes ganen la batalla.

miércoles, 5 de febrero de 2014

Zygmunt Bauman: desigualdades sociales, felicidad e infelicidad, riqueza y pobreza.


El pasado día 4 de febrero asistí a una conferencia del profesor Bauman en la Fundación Rafael del Pino, en Madrid. Conferencia que era una excusa para presentar en España su último libro: ¿La riqueza de unos pocos nos beneficia a todos?  (Paidós, 2014). En ella habló, entre muchas otras cosas, de las desigualdades sociales; de que un 1% de la población controla el 83% de los recursos; de desigualdades extremas; de como el concepto de felicidad ha cambiado en el tiempo, de una felicidad que antes se asociaba al esfuerzo colectivo, a una felicidad actual que se asocia con el consumo y la competitividad; de que el amor está colonizado por el consumismo; de que el concepto vebleniano del instinto de trabajo, el trabajo bien hecho, va desapareciendo; del cambio del esfuerzo colectivo a una enorme competitividad; de la felicidad a través de las compras; de la necesidad de que la libertad vaya unida a la seguridad;  de la desaparición de la negociación colectiva en el mundo del trabajo; de la insolidaridad entre los trabajadores debido principalmente a que se consideran enemigos potenciales por la competitividad; de la fluidez del poder, entendiéndolo como la capacidad de que se hagan cosas,  y de la política, como la capacidad de decir qué cosas hay que hacer; de la incapacidad de resolver los problemas actuales, solventado solo lo temporal; de los seres humanos humillados, impotentes, indefensos, despreciados, que carecen cada día más de autoestima, de que se les culpabiliza de su progreso, de su destino; del cada vez más uso de las redes sociales ante el temor de quedarse solos ante la vida, de sentirse abandonados a su suerte, de quedarse fuera de la sociedad, de andar continuamente sobre terrenos inciertos; del paso de la interdependencia de los trabajadores y los empresarios a la facilidad actual de romper esa relación, posibilitada principalmente por la globalización y la deslocalización de las empresas.
Este fue parte de su diagnóstico de la sociedad, que probablemente podamos compartir una gran mayoría de la población; a mí me faltó el tratamiento necesario para abordar esa(s) enfermedad(es) social(es). El planteó que en su juventud los individuos sabían qué había que hacer y quién debía hacerlo, eran momentos de solidez, ahora parece que no está tan claro, todo es muy líquido.
 
Bauman: un viejo sociólogo con la fuerza y el vigor de un joven.

lunes, 27 de enero de 2014

La industria farmacéutica y la sociología: funciones manifiestas, funciones latentes.

Robert Merton, sociólogo conservador estadounidense, realizó allá sobre mediados del siglo veinte una aportación a la sociología funcionalista: las funciones manifiestas y las funciones latentes. Las primeras son intencionadas y reconocidas por los individuos que participan en el sistema social y contribuyen al ajuste de él, y las funciones latentes son las no buscadas, ni reconocidas. Estos dos tipos de funciones ayudan a "conservar el poder, promover la estabilidad... canalizar la conducta... propiciar tranquilidad..." (Merton, Teoría y estructuras sociales). Ello aplicado al ámbito de la salud nos permite analizar sociológicamente el poder de las profesiones, las enfermedades mentales, los comportamientos sociales, el análisis institucional, etc. Un ejemplo de actualidad puede ser el de las declaraciones de un alto responsable de la farmacéutica Bayer: "Nosotros no desarrollamos este medicamento para los indios, lo hemos desarrollado para los pacientes occidentales que pueden permitírselo", es decir, ha hecho manifiesto una de las funciones latentes de la industria farmacéutica que es la ganar cuanto más dinero mejor, esa es la meta, importándoles la salud de los habitantes del planeta un carajo; aunque para algunos era manifiesta ya desde hace muchísimos años. 

domingo, 26 de enero de 2014

Evaluación del blog sociologiasociedad: socioanálisis, psicoanálisis, divulgación sociológica y otras cosas.

Una de las primeras cosas que aprendí en el mundo de la gestión fue la de evaluar lo que haces, suelo hacerlo en mi vida cotidiana y en mi vida profesional, me viene bien, me reconforta hacerlo, lo paso bien y me sirve muchísimo para afrontar lo venidero.
Hace dos años empecé a construir este blog, lo hice en las vacaciones de invierno (Navidades del 2011), mi hijo Sergio fue el que me animó a hacerlo, eran unos días de tranquilidad académica, de aislamiento personal, y necesitaba expresarme. El blog me ha servido para indagar más sobre la sociedad que me rodea y formo parte (activa y pasiva), para pensar más en mí, en mis acciones, para divulgar conocimientos sociológicos a mis alumnos y otros que están cerca y lejos de las aulas universitarias, para compartir mis aproximaciones a la cultura material, a la inmaterial, para compartir mis pensamientos, mis preocupaciones, mis placeres, mis disgustos. He hablado de: política, historia, pobreza, teoría sociológica, movimientos sociales, salud, poder, nuevas tecnologías, universidad, educación, anticoncepción, reproducción sexual, los miedos, arte, escultura, pintura, análisis sociológicos, jóvenes y viejos sociólogos, escritores, novelas, ensayos, micro sociología, macro sociología, cultura material e inmaterial, pena de muerte, genocidios, guerras, revoluciones, religión, participación ciudadana, estado del bienestar, sociología electoral e investigación.
Todo ello lo he compartido con personas de muchísimos países, han visitado el blog más de 10.000 personas, lo que ha supuesto en algún caso iniciar nuevas amistades con profesores, alumnos, escritores, políticos, sociólogos, dibujantes, actores y fotógrafos, también he recuperado viejas amistades y consolidado otras. El balance no puede ser más positivo.
Agradezco muchísimo a  todos los que seguís el blog con asiduidad, con vuestro ánimo seguiré un año más con mis pequeñas "entradas".
Salud para todos, o mejor como dice mi amiga Carmen Ríos, Salud e igualdad para tod@s.

lunes, 6 de enero de 2014

Feliz 2014, por una sociedad más justa.

 
Los derechos de los seres humanos se han obtenido a base de lucha, que el año 2014 sea un año de lucha para que las sociedades sean más justas y desaparezcan las desigualdades sociales.
 
 
 

 
(Felicitación realizada por el dibujante Sergio Bleda)