¡Cuidado entras en un blog peligroso!

Este es un lugar donde me expreso libremente y comparto con todo el que quiera mis inquietudes.



sábado, 23 de enero de 2016

Las pistolas, qué miedo me dan las pistolas


Leo el último libro de Ian Gibson: Poeta en Granada. Pasear por la ciudad de Granada y sus alrededores siempre es muy atractivo, pero hacerlo de la mano de Lorca, de su palabra y con sus sentimientos muchísimo más. Gibson una vez más nos invita a que conozcamos un poquito más a Federico García Lorca.
El paseo por esta antigua ciudad árabe me ha recordado a la maravillosa novela de Antonio Gala: El manuscrito carmesí, en ella me enamoré de la cultura árabe. Qué pena que los cristianos en nombre de Dios, expulsaran a ese pueblo y luego lo reprimieran de mil maneras, sobre todo destruyendo su gran cultura y retrasando así el progreso de esta parte del mundo.
Todo no ha sido felicidad, pues al final de su lectura me he quedado un poco triste por el recuerdo de la muerte de Federico, asesinado fríamente como miles y miles de españoles en esa guerra fratricida, cruel como todas, pero de ésta desgraciadamente aún siguen sin aclararse muchísimos de los crímenes cometidos y con miles de seres queridos enterrados en las cunetas. Me encontraba en estas cuando me llega la información de que el periodista Federico Jiménez Losantos dice que cuando ve a los dirigentes del partido político Podemos solo piensa en pegarles unos tiros (más o menos).  Qué miedo me dan esas palabras, estos pistoleros son los que crean los climas para que luego algunos elementos aprieten el gatillo. Ayer un familiar cercano nos decía que los de Podemos cuando tengan el poder van a ir casa por casa pegando tiros a los que no piensen como ellos. Estos comentarios me dan atemorizan, me horrorizan, no puedo con la violencia, se empieza con la verbal y nunca se sabe cómo puede continuar.

Las pistolas,

Qué miedo me dan las pistolas.

 

La sangre derramada,

Qué horror, qué pena,

La sangre derramada.

lunes, 11 de enero de 2016

Impresiones de un turista-sociólogo en la ciudad de Fes (Marruecos)

 
 
No había estado nunca en este país, mi conocimiento se basaba en lo leído o grabado por otros. Hace unos días decidí que ya era hora de visitarlo. Como no podía ser de otra manera mis primeras impresiones han sido una mezcla de muchísimas cosas: belleza, riqueza, colorido, arte, mil matices culturales, pobreza, miseria, estancamiento, desarrollo,…; es decir, muchas impresiones para tan poco tiempo, que espero ir asimilando a lo largo de los próximos días y meses.
 
He visto un país en proceso de cambio, desde el mismo momento en que lo veía desde el cielo podía observar miles de hectáreas cultivadas, infraestructuras viales importantes, y desde el aeropuerto hacia la ciudad, se puede ir viendo el cambio en viviendas populares, en zonas residenciales ricas, en el parque automovilístico, los centros comerciales europeos o los símbolos del capitalismo desarrollado. El capitalismo ha puesto ya sus bases, que parece que están bien cimentadas, esto es imparable.
En la ciudad podemos ver la convivencia entre los que no tienen nada o casi nada, que son muy visibles en la medina, en los zocos y en los barrios, con los que tienen un status económico elevado, sobre todo si los comparamos con los primeros. Una ciudad en la que convive una cultura milenaria medieval con otra cultura postmoderna de la información y de la comunicación. Una sociedad vieja con muchas personas mayores viviendo si no en la miseria, si en sus fronteras, con una juventud que se está formando, educando para unos nuevos tiempos más prósperos; viejos tristes, jóvenes alegres. No creo que estos jóvenes (ya integrados en el consumismo) acepten una vida de sumisión y aceptación del destino.
Comentan que el país está dando pasos hacía una mayor democracia, participación de la mujer en la política, la educación es obligatoria hasta los dieciséis años, se están construyendo centros sanitarios, la religión sigue siendo muy importante en la vida de la mayoría de la población, pero no se percibe el fanatismo. Si a esto le añadimos las inversiones en infraestructuras y vivienda podemos vislumbrar un futuro muy halagüeño para este país.
Me ha llamado mucho la atención la multitud de controles policiales en las entradas a la ciudad, en las carreteras, en el aeropuerto (en un espacio de no más de veinte metros te piden unas cinco veces el pasaporte), no sé si estará justificado o es una manera de tener controlada a la población.
Queda muchísima pobreza que extirpar, así como reducir esa gran desigualdad entre unos y otros, o seguir avanzando en la democracia, pero tengo la impresión de que a estos jóvenes no hay quien les pare en su destino a una sociedad más libre y de bienestar.
 
 
 

lunes, 14 de diciembre de 2015

La Filosofía a través del cómic: Nietzsche, Onfray y Le Roy

Introducir el pensamiento filosófico a través del comic me parece una idea muy interesante, sobre todo para jóvenes lectores, aunque también para los no tan jóvenes. Acabo de leer una adaptación gráfica de la vida de Nietzsche, basada en La inocencia del devenir de Michel Onfray e ilustrada por Maximilien Le Roy. Los dibujos de este último son fantásticos, sobre todo los relacionados con la tortura interna que sufrió el gran filósofo, transmiten con una furiosa fortaleza su lucha interna y su pasión por la búsqueda del ser.
La lectura de los pensamientos de Nietzsche me ha llevado a los míos en mi juventud, cuando me planteé la confesionalidad religiosa, la profesión, el matrimonio, el qué hacemos en este mundo, las contradicciones y las dudas de la vida cotidiana, y muchas más cosas. De esa lucha, confrontación perpetua, soy lo que soy; en sus palabras, soy un ser de experiencias. Experiencias que me han ido conformado a lo largo de mi vida, basadas muchas de ellas en mi deseo de libertad, de no ser sumiso, de no dejarme arrastrar por ideas, creencias o certezas. Ya he pasado la barrera de los sesenta y continúo pensando, pensando.
Así mismo, siempre he considerado que el pensamiento debe ir acompañado de acción, si no es así, para qué sirve pensar. La acción puede ser individual o social, pero estimo que hay que actuar. Esa unión entre pensamiento y acción es lo que nos hace ser actores implicados en este mundo que nos ha tocado vivir. Yo, personalmente, voy a seguir pensando y actuando con todas mis dudas y contradicciones.
Volviendo a la lectura del texto citado, he pasado unos momentos muy placenteros, gracias a los filósofos y a los dibujantes de cómics.



nietzsche-michel onfray-9788496867932


lunes, 30 de noviembre de 2015

Burocracia: sociología, literatura y participación ciudadana.

La burocracia es un asunto que siempre ha sido motivo de reflexión por parte de los sociólogos, los diferentes paradigmas la han abordado: Marx y Engels, la Escuela de Chicago, la Escuela de Frankfurt, los neomarxistas, los interaccionistas; o la sociología contemporánea como Foucault, Bourdieu o Sennett. Miradas que han sugerido que el funcionario es parte de una maquina (la burocracia) que anula a los individuos y tiene una gran necesidad de reconocimiento de su autoridad por los ciudadanos; o, como decía Weber la administración es el gobierno de los funcionarios sobre los políticos; o bien, que es necesaria para el funcionamiento de los gobiernos y que el funcionario debe acatar las órdenes impuestas por aquellos para que la sociedad funcione.

Se acaba de editar un texto de Luciano Vandelli (2015): Papeles y papeleo. Burocracia y literatura, Ediciones de El Cronista, en el que se relaciona la sociología, la burocracia y la literatura, principalmente con los novelistas Balzac y Kafka. No es un tema nuevo, ni es muy extenso lo dicho en el ensayo, pero merece la pena leerlo y pensar sobre ello. Es ameno, entretenido y riguroso. A esa lectura yo le añadiría la del libro de González García, J. (1989), La máquina burocrática: afinidades electivas. Weber y Kafka, Visor, Madrid. Y, por supuesto, tal como recomiendan ambos también las obras de Balzac: La fisiología del empleado y La comedia humana.
 
Después de la lectura de Vandelli y la revisión de algunas notas de mis clases sobre burocracia y administración pública, así como mi experiencia personal como empleado público, he estado pensando cómo la burocracia en los últimos años en España ha avanzado en algunas cuestiones, tales como la pérdida del poder casi ilimitado que tenían algunos funcionarios, o cómo los políticos cada vez más han asumido el papel que les corresponde a los funcionarios; es decir, los funcionarios haciendo de políticos y los políticos haciendo de funcionarios. Todo ello sin llevar a cabo la tan necesaria reforma de la administración pública, que ningún gobernante se atreve a realizar en profundidad, bien por miedo a la pérdida de votos, bien por temor al conflicto con las organizaciones sindicales (es aquí donde estas tienen uno de sus mayores caladeros de afiliados), o por el poco interés en ello, ya que les va muy bien con su nuevo papel funcionarial.
 
Y, entre toda esta confusión de pérdidas y ganancias y de no funcionamiento adecuado de la administración pública, se oyen de vez en cuando tambores, sobre todo desde que están presionando más los “nuevos partidos políticos” (Podemos, Ciudadanos) a los “viejos partidos”. Se habla cada vez más de que es necesaria la transparencia en la gestión y un cambio en la gobernanza, en la que los ciudadanos participarían más activamente, para así controlar tanto a los políticos como a los funcionarios, con la meta de mejorar la administración pública, convirtiéndose así en nuevos actores sociales en la construcción de la administración. Los “nuevos” hacen más hincapié en ello, los “viejos” lo llevan en su programa electoral, pero a mí me da la impresión de que seguiremos escuchando palabras sobre palabras, seguramente otros cuantos años más.

viernes, 20 de noviembre de 2015

La "desasignación" laboral: una forma de acosar al trabajador. Mi caso


Esta mañana estaba leyendo el libro de Juan José Castillo: La invasión del trabajo en la vida (por cierto, no me ha gustado) con la finalidad de ampliar mis apuntes de sociología y trabajo, cuando en una entrevista que hacían a una trabajadora se describía su situación laboral en una empresa ubicada en Madrid, la cual tras muchísimos años de trabajo estaba en “un cajón de espera”, se encontraba desasignada, como consecuencia de la transformación del mercado laboral y de las nuevas formas de trabajo.

En ese momento me he dado cuenta de que en mi vida laboral he pasado por varias etapas en las que se he sido un trabajador desasignado. La primera vez en la Diputación del Albacete, cuando unas elecciones conllevaron un cambio político en el gobierno de esa institución, entraron los conservadores (PP-Opus Dei) y me desasignaron hasta nueva orden, la cual nunca llegó. Me incorporé al Complejo Hospitalario Universitario de Albacete (CHOSPAB), donde tras el encargo, por parte de la dirección del hospital (PP), de algún proyecto de investigación me desasignaron de nuevo siguiendo órdenes políticas del PP. Posteriormente, por la llegada del PSOE al gobierno de la Diputación, se me encargaron tareas directivas, a las que renuncié en pocos meses por diferentes motivos (personales, políticos e intransigencia de cierta política). Volví al CHOSPAB y la dirección-gerencial del hospital, en este momento en manos de políticos del PSOE, me desasignan nuevamente.  Pido el traslado a los Servicios centrales del SESCAM en Toledo, en el que me encargan proyectos de investigación y de diseño de programas. Al cabo de varios años por desavenencias con un directivo de esa institución, también del PSOE, se me desasigna otra vez. Sale la oportunidad de irme a la Universidad de Castilla-La Mancha, me marcho y ahí estoy con tareas de PDI, perfecto. Espero, que por lo poco que me queda para jubilarme, no me desasignen una vez más, aunque sé que a algún directivo de la universidad si pudiera lo haría. Para poder hacer frente a ese conflicto hay que tener la cabeza muy amueblada, tener mucha fuerza de voluntad y confiar plenamente en tu capacidad, tu competencia; he visto a personas que han pasado por estas situaciones caer en graves depresiones o tener muchos problemas de adaptación no sólo en el medio laboral, sino que ha afectado a sus relaciones personales y sociales. Ah, para terminar, a todo esto el sindicato en el que estaba afiliado (UGT) como que con ellos no iba. En fin, cosas de la vida.

sábado, 17 de octubre de 2015

Desigualdades en salud: ricos sanos, pobres enfermos.



Desde hace varios años colaboro con la Fundación Española de Contracepción y la Universidad de Alcalá de Henares en el Máster en anticoncepción y salud sexual y reproductiva. Imparto una lección sobre Desigualdades sociales en salud, en la que explico cómo hay factores sociales que determinan el grado de salud y enfermedad, tales como la pertenencia a una clase social, el género, la etnia o el territorio geográfico donde uno viva.
Incido principalmente en el factor económico, que es el que determina fundamentalmente la clase social o posición social. Desde los años 80 hay evidencia científica de que los que pertenecen a una clase social alta, con altos ingresos económicos, viven muchos más años y enferman mucho menos que los que pertenecen a una clase social baja. Esto traducido a años de vida puede suponer una diferencia entre 15 o veinte años. Esa evidencia ha logrado que muchos gobiernos europeos, entre los que se encuentra el español, hayan realizado estudios científicos para constatar esa información y como consecuencia diseñar estrategias y políticas de igualdad.
Ayer impartía esa lección en Madrid, en la IV edición del Máster, y conforme avanzaba las explicaciones me fui indignado cada vez más, pues si hay conocimiento científico que avale las grandes desigualdades de salud que hay entre los individuos y hay aprobadas políticas de igualdad, por qué entonces no se aplican y se destinan los medios necesarios para evitar esas diferencias que causan miles de enfermedades y muertes al año.

Eso se llama: INJUSTICIA SOCIAL.

martes, 13 de octubre de 2015

Generacíón selfie: Juan María González-Anleo Sánchez

 
El ensayo se inicia con un capítulo sobre las transiciones frustradas describiéndonos cuál es la situación de este grupo social y el papel que están cumpliendo las instituciones, incidiendo en los cambios que les han afectado en los últimos años: desinstitucionalización, diferenciación e individualización. En este primer capítulo también es interesante la deconstrucción del concepto “generación ni-ni”, así como la evolución de los conceptos “mileurista” y “mileurismo” a los de “miseurista” y “miseurismo”, lo que le permite ahondar en la precariedad económica de los jóvenes españoles y europeos. El segundo capítulo aborda la confianza social y descomposición del tejido social juvenil. Parte de la ruptura de consenso social europeo, logrado tras la segunda guerra mundial, en el que se fijaron las responsabilidades de todos los ciudadanos para conseguir un desarrollo económico y social y avanzar en la vida democrática.
En el siguiente capítulo analiza la desafección sociopolítica juvenil, que la basa en el desinterés por la política y la lejanía de los asuntos políticos, la pérdida de las coordenadas ideológicas tradicionales, la falta de fe en el sistema político y en los políticos, y la falta de participación política formal e informal. La apatía social y política de los jóvenes es planteado desde la complejidad de los sistemas sociales actuales junto a una saturación informativa. Otro tema que analiza con profundidad y rigurosidad es el de la religión en la juventud, comienza con el proceso de secularización desde la perspectiva sociológica clásica (Durkheim y Weber), fundamentándola posteriormente con datos empíricos actuales, entre los que destaca el que la generación selfie es la juventud europea a la que menos le importa la religión.
Finaliza el ensayo con un capítulo dedicado a lo que él denomina “generación selfie”, contemplándola desde diferentes perspectivas sociológicas: los guetos sociales de Lipovetsk y, las tribus ensalzadas de Maffesoli y las comunidades fluidas de Bauman. Su estudio representa a un colectivo que deposita cada vez más su confianza, sinceridad y fidelidad en la familia y en los amigos; para los que es muy importante la comunicación con los suyos y el divertirse; y cuyo rasgo principal es el de ser consumista.
Después de leer este texto uno puede ver el presente y el futuro de los jóvenes españoles con una gran incertidumbre e inseguridad, sin embargo el autor pone el acento en el cambio que se está fraguando en este colectivo “con una participación real en un destino común”, que no somos conscientes, pero que está ahí. Ojalá sea para bien, yo también confío en ello.
 'Generación selfie', Juan María González-Anleo Sánchez (PPC)


miércoles, 30 de septiembre de 2015

La responsabilidad social de la universidad. Un estudio sociológico en la Universidad de Castilla-La Mancha


El viernes pasado presentábamos en la Universidad de Castilla-La Mancha un avance de los resultados obtenidos en un estudio sociológico, realizado en el campus de Toledo, que tenía el objetivo de conocer la opinión de los estudiantes universitarios sobre valores y comportamientos socialmente responsables, con la finalidad de elaborar un programa de formación en responsabilidad social.
            Las respuestas sobre valores nos presentan unos estudiantes universitarios solidarios, para los que es importante la fidelidad, están preocupados por la justicia social y por el cuidado del medio ambiente, quieren ser libres y creativos, se encuentran estimulados para innovar, y para los que no es tan importante el valor dinero. No obstante, quieren divertirse, darse caprichos, ser reconocidos y admirados públicamente y quieren que el gobierno les garantice su seguridad. Son conformistas y respetuosos con las tradiciones. De las respuestas relacionadas con el comportamiento socialmente responsable podemos concluir que los estudiantes universitarios son en su gran mayoría responsables académicamente, solidarios, preocupados por su salud y por los problemas medioambientales, y respetuosos con los espacios públicos compartidos y con las normas sociales establecidas. Ahora bien, entre un 15% y un 20% no tienen ese comportamiento responsable. Y con respecto a su posición con la igualdad de género se muestran como personas que no discriminan a las personas por su condición de género.
           Es decir, nos encontramos con un escenario muy positivo de los jóvenes españoles que cursan estudios universitarios, si bien sería conveniente comparar estos datos con otros similares en otras universidades españolas y extranjeras.

martes, 8 de septiembre de 2015

Revista Praxis Sociológica. Se amplia plazo presentación artículos monografía sobre la pobreza


 
Se amplia el plazo de presentación de artículos para el próximo monográfico de Praxis Sociológica (20/2016). El tema escogido es el de LA POBREZA, ya que consideramos que es un tema de actualidad, debido principalmente a la gran crisis económica que está afectando a colectivos muy vulnerables. Ante esta situación es necesario conocer esta realidad social con una mayor profundidad y rigurosidad desde las ciencias sociales. Se podrán enviar originales hasta el próximo día 31 de octubre de 2015, siempre teniendo en cuenta las normas de publicación que están recogidas en la página web de la revista: www.praxissociologica.es
 

Praxis Sociológica es una revista electrónica del Área de Sociología de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de Toledo, de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), con una publicación monográfica anual.
Pretende ser un canal de comunicación y divulgación del conocimiento sociológico entre los científicos sociales de todo el mundo. En la actualidad, uno de los objetivos del Consejo de Redacción es la internacionalización de la revista, especialmente hacia las comunidades académicas de Latinoamérica y Norteamérica, por lo que la revista admite la colaboración de autores nacionales y extranjeros.
La revista se rige bajo los principios de libertad, coherencia, ética y sistematización que exige el conocimiento científico. Está compuesta de las siguientes secciones: firma invitada, artículos monográficos, un artículo internacional, un artículo regional y recensiones bibliográficas.

Praxis Sociológica
reúne los criterios de calidad informativa, científica y de proceso editorial exigidos por BOE de 7/11/05. Está indexada en las bases
de datos de CINDOC, LATINDEX, DIALNET, ULRICH’S, Matriu d’informació per al’allavaluació de revistes (MIAR), IN-RECS y RÉSH. Además, está incluída en la Plataforma Open Access de Revistas Científicas Electrónicas Españolas y Latinoamericanas e-Revistas.
 
El ISSN de la revista electrónica es: 2174-4734 X. Y el de la revista impresa: 1575-08-17.
La URL de la revista es: http://www.praxissociologica.es

lunes, 20 de julio de 2015

Tolerancia y bondad, adiós Timoteo.


 
(De las últimas veces que estuvimos juntos los tres)

Conforme pasan los años uno se va haciendo, en general, más tolerante, es más capaz de escuchar al otro, al diferente, al de la ideología contraria, al opuesto… uno se encuentra más receptivo, más abierto a los demás, o por lo menos esto es lo que me pasa a mí. He tenido varios maestros que me han enseñado a ser más tolerante y bondadoso, empezando por mis progenitores, siguiendo con mis hijos y terminando con mis amigos.
He tenido la gran suerte de contar con amigos y amigas que me han hecho mejor persona (aunque aún me queda mucho para alcanzarlos), entre ellos hay dos hombres que en los últimos años me han servido como ejemplo de ello: mis amigos Felipe Centelles Bolós y Timoteo Martínez Aguado. El primero se me fue hace casi seis años ya, el otro se me fue ayer. 
A Timoteo me lo presentó Felipe, han sido muy pocos años, muy poco tiempo el que he podido compartir con él, pero pese a ello he podido disfrutar de su compañía, su cariño, pero sobre todo de su bondad y tolerancia. Ha sido de las pocas personas que en su día a día transmitía una gran tolerancia hacia todos, aunque especialmente a los que pensaban distinto a él, era capaz de valorar a los demás sin tener en cuenta su ideología, sus creencias, su status social o económico. No compartíamos ideología, ni creencias, ni status profesional… pero nos apreciábamos, nos respetábamos, nos queríamos. Una de las pocas personas que he conocido que no creyó que el hecho de ser inteligente y catedrático le hacía superior a los demás, todo lo contrario.
Se me ha ido otro gran amigo, pero a este también lo llevaré conmigo, como llevo a mis padres y otros seres queridos. Donde esté, seguro que contribuirá a que todo vaya mejor.