¡Cuidado entras en un blog peligroso!

Este es un lugar donde me expreso libremente y comparto con todo el que quiera mis inquietudes.



lunes, 20 de julio de 2015

Tolerancia y bondad, adiós Timoteo.


 
(De las últimas veces que estuvimos juntos los tres)

Conforme pasan los años uno se va haciendo, en general, más tolerante, es más capaz de escuchar al otro, al diferente, al de la ideología contraria, al opuesto… uno se encuentra más receptivo, más abierto a los demás, o por lo menos esto es lo que me pasa a mí. He tenido varios maestros que me han enseñado a ser más tolerante y bondadoso, empezando por mis progenitores, siguiendo con mis hijos y terminando con mis amigos.
He tenido la gran suerte de contar con amigos y amigas que me han hecho mejor persona (aunque aún me queda mucho para alcanzarlos), entre ellos hay dos hombres que en los últimos años me han servido como ejemplo de ello: mis amigos Felipe Centelles Bolós y Timoteo Martínez Aguado. El primero se me fue hace casi seis años ya, el otro se me fue ayer. 
A Timoteo me lo presentó Felipe, han sido muy pocos años, muy poco tiempo el que he podido compartir con él, pero pese a ello he podido disfrutar de su compañía, su cariño, pero sobre todo de su bondad y tolerancia. Ha sido de las pocas personas que en su día a día transmitía una gran tolerancia hacia todos, aunque especialmente a los que pensaban distinto a él, era capaz de valorar a los demás sin tener en cuenta su ideología, sus creencias, su status social o económico. No compartíamos ideología, ni creencias, ni status profesional… pero nos apreciábamos, nos respetábamos, nos queríamos. Una de las pocas personas que he conocido que no creyó que el hecho de ser inteligente y catedrático le hacía superior a los demás, todo lo contrario.
Se me ha ido otro gran amigo, pero a este también lo llevaré conmigo, como llevo a mis padres y otros seres queridos. Donde esté, seguro que contribuirá a que todo vaya mejor.

miércoles, 1 de julio de 2015

Incomunicación e información manipulada: construyendo culturas. Baroja, Taibo y Muñoz.


Cuando acabé las clases en la universidad necesitaba una dosis de novela, estaba cansado de tanto ensayo científico, me fui a la biblioteca y cogí dos novelas de Pío Baroja (El mundo es ansí y La sensualidad pervertida), las cuales forman parte de una trilogía sobre las ciudades, en las que se hace hincapié en la construcción de las culturas; tras su lectura uno cuenta de lo poco que hemos avanzado en algo más de un siglo. Podemos cambiar las instituciones, pero es difícil transformar las culturas, sobre todo porque los que tienen la posibilidad de hacerlo lo que hacen generalmente es reproducir su cultura: cambiar todo, para que nadie cambie. En el discurso de los personajes de las novelas se le da una gran importancia a la necesidad de conocer otras culturas, de viajar, de instruirse, de comparar, de convivir unas con otras, considero que aún nos hace falta bastante de eso, no solo basta con formar parte de las redes sociales, es necesario el contacto personal.
En eso estaba cuando en una comida con colegas de la Universidad de Sevilla mi amigo Ildefonso Marqués, con el que comparto además de profesión la ideología socialista, me dejo dos libros: Comprender Portugal, de Carlos Taibo, y el Amigo alemán, de Antonio Muñoz. Como estaba con el chip de la cultura, ello me ha influido para ver estos dos textos desde esa perspectiva. En el primero de ellos he constatado una vez más lo lejos que nos encontramos los pueblos español y portugués, es más lo desconocido que lo conocido, existe una gran incomunicación y la información que tenemos unos de otros se basa generalmente en estereotipos. El segundo de los textos, es la tesis doctoral de Antonio Muñoz, donde hace una revisión histórica de las relaciones de los socialistas españoles con los socialistas alemanes, donde podemos ver cómo la información que recibimos está muy manipulada y que los actores sociales con poder político, económico y social son los que toman las decisiones que afectan a los pueblos, sin contar con ellos.
Las sociedades construyen sus culturas, pero estas, desgraciadamente, son transformadas por los que gobiernan las instituciones y organizaciones que manipulan la información en favor de sus propios intereses, sobre todo económicos y de clase (o de casta, como está últimamente de moda).

lunes, 18 de mayo de 2015

Teorías sociológicas. Su aplicación a los campos de la salud y del comportamiento electoral. Marta Aguilar y José Mª Bleda

 
 
 
Ampliar Imagen
 
A la hora de acometer este texto se ha partido de los principios que plantea George Ritzer: “Las teorías deben tener un amplio campo de aplicación, tratar las cuestiones sociales más importantes y haber superado la prueba del tiempo (es decir, deben seguir siendo leídas e influyentes)”. Los dos aspectos que hemos analizado, salud y comportamiento político y electoral, cumplen de sobra los criterios de este gran teórico, no sólo por haber sido temas abordados desde los inicios de la sociología, sino porque siguen siendo cuestiones sociales muy importantes para el funcionamiento de las principales instituciones de la sociedad actual. En estos tiempos de un pragmatismo tan irracional, donde la formación de los universitarios se asocia tanto al proceso productivo, consideramos que es totalmente necesario poner el acento, aún más si cabe, en la formación teórica.
Esta obra está dirigida a alumnos universitarios de grado y postgrado que cursen asignaturas de sociología y puedan contemplar la importancia de las teorías sociológicas con la finalidad de comprender de una manera más detallada y científica la realidad social, también puede ser una herramienta imprescindible para los investigadores sociales a la hora de afrontar sus estudios con una apropiada profundidad y rigurosidad. En definitiva es un manual que ofrece marcos teóricos fundamentales tanto para la formación universitaria y profesional, como para el análisis científico.


miércoles, 6 de mayo de 2015

Pensar y resistir. La sociología crítica después de Foucault. Castel, Rendueles, Donzelot y Álvarez-Uría.


En el año 2004 en el Círculo de Bellas Artes, de Madrid, se celebraron unas conferencias alrededor de la figura de Foucault, las cuales fueron publicadas años más tarde en formato de libro, titulado: Pensar y resistir. La sociología crítica después de Foucault. Esas conferencias fueron impartidas por: Robert Castel, Guillermo Rendueles, Jacques Donzelot y Fernando Álvarez-Uría. Este pequeño ensayo nos aporta unas reflexiones sobre la obra de Foucault, alrededor de aspectos  tales como el poder, la locura, la ciudad y el yo.
Robert Castel, sociólogo, aborda el clásico y continuo debate intelectual sobre revolución o reformismo político, relacionándolo con las relaciones de dominio, que Foucault denomina poder y Bourdieu las define como violencia simbólica. Ve como necesario una mejora del mundo, la imperiosa necesidad de un cambio social mediante acciones críticas, pero reformistas. Reformismo sí, pero desde una perspectiva de izquierdas, pues hay que garantizar los derechos sociales y laborales de los trabajadores, adecuándolos al nuevo mercado laboral.
Por su parte, Guillermo Rendueles, psiquiatra, basándose en los análisis foucaultianos sobre la locura, mejor dicho sobre la gestión de la locura, hace una revisión crítica de la evolución de la salud mental en los últimos cuarenta años, desde los manicomios y el papel del movimiento antipsiquiatra, el fracaso de la psiquiatría social y comunitaria, hasta la burocratización gremial del DSMIII y la psiquiatrización generalizada de la población.
El sociólogo francés Jacques Donzelot, centró su conferencia sobre la conformación de las ciudades, teniendo en cuenta también las relaciones de dominio, y  contempla cómo los que tienen el poder en las instituciones están cambiando la configuración urbana, desplazando a la periferia a los individuos que no les interesan. Según este científico social es fundamental que los ciudadanos se empoderen, piensen más en la comunidad, se expresen para hacer valer su poder y exigir los servicios que necesitan, no los que les oferten desde el poder establecido, lo que él llama “magistratura social”.
Por último, Fernando Álvarez-Uría, sociólogo español, señala la evolución de los individuos hacia una inclinación al interior de su yo, a lo largo del siglo XX, a través de tres ideas: el acceso a la psicología profunda en el interior de un yo total; la búsqueda de la felicidad en la espiritualidad a la que se ascendía mediante la meditación interior; y, la fragmentación del espacio social y la crisis de la política. Concluyendo que el yo es la nueva iglesia, que el yo, durante el siglo XX se convirtió en un estilo de pensar y en un estilo de vivir.
Este libro está dirigido a las personas que piensan, resisten y quieren seguir luchando. Que aproveche.

jueves, 30 de abril de 2015

Los intelectuales nunca mueren, Picó y Pecourt.


 
los intelectuales nunca mueren-josep pico-juan pecourt-9788490066850 

Los intelectuales nunca mueren. Una aproximación sociohistórica (1900-2000), de Josep Picó y Juan Pecourt, publicado por RBA (2013), es un texto que analiza con gran rigurosidad y amplitud los avatares de la figura de los intelectuales a lo largo del siglo XX: desde el “affaire Dreyfus”, pasando por las diferentes posturas nacionales en Europa y en Estados Unidos; el papel que tuvieron antes, durante y después de la Segunda Guerra mundial; las consecuencias de la “guerra fría”; la influencia de las vanguardias; así como las diferentes adaptaciones de los intelectuales en la universidad, en el mercado y en el mundo de las celebridades.
Podemos observar cómo los intelectuales han girado desde posturas reformistas, de adaptación a las circunstancias, representando papeles de expertos o de revolucionarios. Personas que si en un principio se implican de una manera casi personal, bien en el cambio de las sociedades, bien asesorando a los gobiernos de turno, -ya conservadores, ya socialdemócratas, ya totalitarios-, en los años más cercanos se integran en grupos de presión, como think tanks, universidades de élite o en medios de comunicación social. Se van alejando de las universidades y se aproximan más a los intereses del mercado. Algunos de ellos se retiran a exilios universitarios, otros a su exilio interior ante el escepticismo generalizado.
Si al principio del siglo XX era la cultura literaria, a través de la palabra y la escritura, quien podía ayudar a cambiar las sociedades, a mitad de él nos encontramos con el enfrentamiento ideológico de los liberales y los marxistas, al final  es fundamental el poder de la imagen, las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación y el fenómeno de la globalización. Unos los dan por desaparecidos, otros dicen que “los intelectuales nunca mueren”.
Yo añadiría, que en los primeros años del siglo XXI se han reforzado los que se convierten en asesores de los grupos económicos y mediáticos, influyendo así en las actuaciones de los gobiernos, el factor económico hace estragos. Los intelectuales ilustrados y comprometidos son pocos, se encuentran en vías de extinción.
Al final del texto figura una bibliografía muy específica tanto en español como en otros idiomas, lo que permitirá al lector profundizar mucho más en el análisis de los intelectuales.
Nota: Existe otro texto, El puño invisible. Arte, revolución y cambios culturales, de Carlos Granés, del que hice un pequeño apunte en este blog, que juntamente con este son una excelente fotografía del mundo de la cultura y de los intelectuales en el siglo XX.

jueves, 16 de abril de 2015

El Groucho Marx español: el albaceteño José Luis Cuerda

 
Tiempo después
 
José Luis Cuerda es uno de los directores de cine españoles que más me han hecho reír, sus películas tienen un humor “negro”, con el que me identifico muchísimo. Tal vez sea un humor que mucha gente no lo entiende, no lo acepta, o bien lo rechaza, a mí me sucede todo lo contrario, siento una atracción fatal. El primer día que vi la película Amanece que no es poco había tenido una jornada de trabajo bastante densa, estúpida y desagradable, me encontraba un poco deprimido, pero fue empezar a verla y cambiárseme el ánimo completamente, una carcajada tras otra hasta llorar. Sé que no soy objetivo con este tipo, pero me da igual, me parece un genio del humor, incluso podríamos decir del humor albaceteño, es decir con retranca.
Acabo de leer su último libro publicado, Tiempo después, me ha parecido fresco, destornillante, gamberro, marxiano en un alto grado, lo que no obvia en ningún momento ser un texto inteligente. Detrás de su humor del absurdo se encuentran unas reflexiones muy inteligentes, no deja títere con cabeza, cuestiona y se ríe de casi todas las cosas que nuestra sociedad actual considera como muy importantes. Desde las primeras páginas uno adivina que va a ser una lectura muy agradable, seductora, que te hará olvidar tu entorno y evadirte con esos personajes tan grotescos, tan humanos y a la vez tan “desviados”, desde el rey al parado, desde la secretaria al conserje, y sobre todo los que representan a las fuerzas del orden.
Muy recomendable si te gusta reírte de todo lo serio.

miércoles, 15 de abril de 2015

La universidad a debate. Unas reflexiones a propósito del Encuentro Factor Universitario (Sevilla)

Los días 13, 14 y 15 de abril la Universidad de Sevilla ha llevado a cabo un encuentro denominado “Factor Universitario de Educación Pública a debate”, donde se han puesto sobre la mesa para su análisis muchos aspectos de la educación universitaria en España, sobre todo desde la aplicación de Bolonia y cómo hay que construir la futura universidad española. He asistido al mismo y de las exposiciones y debates entresaco las siguientes conclusiones.
 
La aplicación del Plan Bolonia, sí bien en su conjunto ha sido una oportunidad para mejorar el sistema educativo universitario español, ha dado lugar a un mayor esfuerzo de los profesores, tanto en su formación como en la docencia a impartir y en la investigación a realizar, que apenas se ha contado con los alumnos para ello y que el gran problema ha sido que no se ha contado con los recursos económicos necesarios para esa gran reforma.
 
Se ha constatado en el debate, que la universidad española, aunque no está bien situada en los rankings internacionales, es una institución que cumple muy bien con sus funciones de servicio público, cuenta con profesores cada vez mejor formados y con unos alumnos que se incorporan al mercado laboral nacional e internacional. Pero que ha visto disminuir sus recursos económicos, descender el número de docentes e investigadores, interrumpiendo en muchos casos sus carreras profesionales, y dificultar la accesibilidad y la movilidad de los alumnos, por el aumento de los precios públicos y la bajada en las becas. Como consecuencia de todo lo anterior son momentos de incertidumbre, exclusión e inequidad, así como falta de democracia deliberativa de la comunidad para abordar las reformas, tanto presentes como futuras.
 
Casi todos los presentes coincidieron en que es fundamental hacer un diagnóstico de la realidad universitaria española, que debe ser consensuado por todos los agentes con responsabilidad en la educación universitaria y que ha de contar desde el primer momento con la financiación adecuada, no se puede hablar de calidad sin los recursos económicos necesarios.
La universidad española aún puede crecer más, es perfectamente sostenible, si bien hay que mejorar la eficiencia en la asignación de recursos. Se la debe apoyar desde las instancias políticas, ya que ello es una garantía de igualdad y equidad de todos los españoles, de desarrollo económico y científico, de bienestar y de cohesión social. La educación universitaria hay que contemplarla como un derecho de los ciudadanos y una inversión futura individual y colectiva.

viernes, 10 de abril de 2015

LLAMADA ARTÍCULOS, CALL PAPERS: PRAXIS SOCIOLÓGICA


 


 

ANUNCIO PRÓXIMO NÚMERO

Se abre el plazo de presentación de artículos para el próximo monográfico de Praxis Sociológica (20/2016). El tema escogido es el de LA POBREZA, ya que consideramos que es un tema de actualidad, debido principalmente a la gran crisis económica que está afectando a colectivos muy vulnerables. Ante esta situación es necesario conocer esta realidad social con una mayor profundidad y rigurosidad desde las ciencias sociales. Se podrán enviar originales desde hoy hasta el próximo día 30 de septiembre de 2015, siempre teniendo en cuenta las normas de publicación que están recogidas en la página web de la revista: www.praxissociologica.es

 
 

 


Praxis Sociológica es una revista electrónica del Área de Sociología de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de Toledo, de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), con una publicación monográfica anual.
Pretende ser un canal de comunicación y divulgación del conocimiento sociológico entre los científicos sociales de todo el mundo. En la actualidad, uno de los objetivos del Consejo de Redacción es la internacionalización de la revista, especialmente hacia las comunidades académicas de Latinoamérica y Norteamérica, por lo que la revista admite la colaboración de autores nacionales y extranjeros.
La revista se rige bajo los principios de libertad, coherencia, ética y sistematización que exige el conocimiento científico. Está compuesta de las siguientes secciones: firma invitada, artículos monográficos, un artículo internacional, un artículo regional y recensiones bibliográficas.

Praxis Sociológica
reúne los criterios de calidad informativa, científica y de proceso editorial exigidos por BOE de 7/11/05. Está indexada en las bases
de datos de CINDOC, LATINDEX, DIALNET, ULRICH’S, Matriu d’informació per al’allavaluació de revistes (MIAR), IN-RECS y RÉSH. Además, está incluída en la Plataforma Open Access de Revistas Científicas Electrónicas Españolas y Latinoamericanas e-Revistas.
 
El ISSN de la revista electrónica es: 2174-4734 X. Y el de la revista impresa: 1575-08-17.
La URL de la revista es: http://www.praxissociologica.es

 

 


 

jueves, 19 de marzo de 2015

Bauman, ¿Para qué sirve la sociología?


Hace años que sigo al sociólogo polaco Zygmunt Bauman, no sólo a través de sus libros, sino también en los periódicos, en sus conferencias multitudinarias o en las redes sociales; algunos de mis alumnos leen y analizan sus textos, que luego exponen y debaten en clase con sus compañeros. Y aunque algunas de sus ideas son reiterativas sigue interesándome su pensamiento y análisis de la realidad social. El último libro que he leído ha sido el editado por Paidós en 2014: ¿Para qué sirve realmente…? Un sociólogo.
En esta obra (son conversaciones con otros dos colegas) sigue llamando la atención su lucidez mental, cómo sigue con los mismos intereses que tenía en su juventud, es decir, continua siendo crítico y preocupado por las realidades de la sociedad y, sobre todo, su ejemplaridad personal y profesional.A lo largo del texto responde a cuatro cuestiones: ¿Qué es la sociología?, ¿Por qué ser sociólogo?, ¿Cómo hacer sociología? y ¿Qué puede conseguir la sociología?, con propuestas dirigidas a los que se inician en el mundo de la sociología y a los que ejercen de sociólogos. Para los primeros porque les introduce en los quehaceres de esta disciplina social y para los segundos porque les cuestiona o reafirma en su labor.
Considera que la sociología sigue teniendo un papel muy importante a la hora de indagar en las vidas de las mujeres y los hombres, teniendo en cuenta su contexto histórico y sus experiencias vitales. Los sociólogos deben tener una actitud crítica en la comprensión o explicación de las condiciones sociales en las que viven las personas, poniendo el acento en que la sociedad es cambiante, el análisis sociológico debe tener muy presente el cambio social y sus consecuencias, así como que la reinterpretación de lo conocido debe ser continua.
Otros aspectos que él estima fundamentales para la sociología son: la función emancipadora de esta ciencia, la participación de los ciudadanos en la elaboración del discurso sociológico, la búsqueda de espacios para el debate con la sociedad civil, el papel de la sociología en la política, el peligro de la “servidumbre voluntaria” o el “quietismo” de las gentes, la deconstrucción de la percepción de la realidad social, el diálogo permanente con los ciudadanos, la búsqueda de soluciones para los problemas que tienen las mujeres y los hombres de hoy, el compromiso que tienen los profesionales con la sociedad de la que forman parte o la preocupante separación entre poder y política.
A mi modo de ver, su planteamiento sigue siendo el materialismo histórico y dialéctico, tan vigente hoy en día como hace dos siglos. Llama a la movilización de los profesionales de la sociología a que no se queden en la academia, sino que salgan a la calle a hablar con los ciudadanos, que los oigan, que tomen en consideración sus opiniones, sus necesidades, sus respuestas antes los problemas que tienen, pues la sociedad actual está en un proceso de cambio profundo, en el que todas las personas tienen que participar en la construcción de esa nueva realidad social. Señala como meta de la sociología el convertirse en una ciencia y tecnología de la libertad, debe ser una política cultural al servicio de la libertad.
Para finalizar, destacaría la siguiente frase: Pero si la sociología quiere ser relevante, entonces debe abrirse a la gente y empezar a pensar como se hacía cuando yo era estudiante: estamos aquí para recoger evidencias y emprender un diálogo continuo con la experiencia, e intentar ayudar a la gente en su lucha contra la doble paga de la ignorancia y la impotencia (pág. 76).

martes, 3 de marzo de 2015

Ibn Jaldún: un precursor de la sociología en el S. XIV



 


Acaba de ser editado un ensayo sobre la obra de Ibn Jaldún titulado: Ibn Jaldún. El colapso de una civilización, cuyo autor es el sociólogo árabe/español Madhi Saleh Rashid. Obra que nos introduce con gran amplitud y rigurosidad sobre las aportaciones de ese gran y olvidado historiador, filósofo, político y sociólogo árabe nacido en Túnez en 1332, pero descendiente de una familia sevillana. Aquí se presenta un análisis de los fundamentos del pensamiento histórico, social y político de ese personaje.
La época histórica en la que vive Ibn Jaldún es el siglo XIV, cuando se está produciendo el colapso y el derrumbamiento de la sociedad árabe y musulmana, caracterizado por desorden social, político e intelectual. Su principal actividad fue la política activa, llegando a considerársele como un político inteligente, realista o práctico, lo que contribuyó a la formación de su pensamiento sociológico y político.  Posteriormente, cansado de esta actividad, se dedica a la vida intelectual y científica, destacando sus aportaciones a la historia, a la filosofía de la historia y a la sociología, analizando las estructuras económicas, sociales y políticas, y elaborando teorías sobre la historia, la política y la sociedad humana.
 Mahdi Saleh nos dice que la obra de Ibn Jaldún es una herencia científica gigante en distintas ciencias como la historia, la sociología y la política. Y que su aparato epistemológico se encuentra en dos dimensiones: la primera es racional, “basada en la capacidad de reflexión ejercida sobre las informaciones que facilitan los sentimientos, determinada por la experiencia y orientada hacia lo exterior del Ser”; la segunda es espiritual, “el espíritu y el alma están conectados con otro mundo superior y es cuando algún momento, mediante una disposición especial, el ser conecta con un ser superior y recibe conocimientos divinos”. Otra conclusión a la que se llega es que la historia y las realidades que nos presenta Ibn Jaldún es que la sociabilidad humana nos proporciona el conocimiento de las condiciones y costumbres de los pueblos.
Crea una nueva ciencia denominada Al Omran, lo que muchos asocian a Sociología, cuyo objetivo es la sociedad humana, los fenómenos económicos, sociales, morales y culturales. La teoría jalduniana niega que los acontecimientos sociales se produzcan por casualidad; sus análisis sociológicos le dan una gran importancia al conflicto social entre dos sociedades, la nómada y la sedentaria. Para él el cambio social también es tenido en cuenta al abordar los aspectos estáticos y dinámicos de la vida social: “lo estático se refiere a los fenómenos económicos, sociales, psicológicos, culturales y políticos de la vida nómada y vida sedentaria”; “el aspecto dinámico se presenta en el estudio de la interacción y el conflicto social entre las civilizaciones nómada y sedentaria, y los fenómenos sociales y políticos que surgen de este conflicto”.
Muchos de los aspectos recogidos en este texto sirven para explicarnos las sociedades árabes y musulmanas actuales, así como el comportamiento y las actuaciones políticas de los grupos fundamentalistas islamistas, desde un punto de vista ideológico, sociológico y socio-económico.