¡Cuidado entras en un blog peligroso!

Este es un lugar donde me expreso libremente y comparto con todo el que quiera mis inquietudes.



miércoles, 23 de noviembre de 2016

La demonización de la clase obrera: Owen Jones

 
 
Cuando a casi nadie le interesa la clase obrera, pues la mayoría de las personas del mundo occidental se consideran de la clase media y se alejan posicionalmente de la clase trabajadora, hete aquí que un joven británico escribe un análisis exhaustivo y muy riguroso sobre ella, para identificar su persecución y acoso por los medios de comunicación, los partidos políticos, los líderes de opinión, los poderes económicos, gran parte de los ciudadanos e incluso por parte de los mismos obreros.
 
Su principal tesis es que la clase obrera es considerada como irresponsable, salvaje e indignos de cualquier cosa. Percepción que se inicia en el Reino Unido en la época de Margaret Thatcher: “Creo que el que está dispuesto a trabajar más duro debería obtener las mayores recompensas y conservarlas después de los impuestos, y que deberíamos apoyar a los trabajadores y no a los vagos” (p. 81). El mundo es de los individuos, no de la comunidad. Imagen que también es compartida por muchos laboristas: “Consideran a la clase trabajadora como una especie de problema. Beben demasiado, fuman demasiado, no cuidan de sus hijos como deben, son irresponsables, vagos y racistas” (p. 109).

Estos estereotipos y prejuicios son compartidos por muchas personas de la clase media. Seguro que si en nuestro entorno comunitario hacemos la pregunta: ¿A qué clase perteneces?, la respuesta sería mayoritariamente: “A la clase media”. Todo el mundo quiere ser clase media, tener sus valores y sus estilos de vida, alejándose lo más posible de la clase obrera.
Hay una frase de Owen Jones que quizá resume esta situación: La demonización de la clase trabajadora es un modo implacablemente racional de justificar un sistema irracional. Demonízala, ignora sus preocupaciones y racionaliza una distribución enormemente desigual de la riqueza y el poder como justo reflejo de la valía y capacidades personales. Pero esta demonización tiene un fin aún más pernicioso. Se aplica una doctrina de responsabilidad personal a toda la gama de problemas sociales que afectan a ciertas comunidades de clase trabajadora, ya sea la pobreza, el paro o la delincuencia. (p. 222)
Entresaco otra frase del texto de Owen Jones por su semejanza con la situación del PSOE en España: El laborismo está fuera del poder porque perdió el respaldo de la clase trabajadora, y millones de votantes desencantados de clase trabajadora han abandonado completamente las urnas. Esta es la razón por la que el mayor problema en la política británica actual es la crisis de la representación de la clase trabajadora. (p. 308)

domingo, 13 de noviembre de 2016

Mirror and music. Saburo Teshigawara/KARAS

Resultado de imagen de mirror and music saburo teshigawara


El mejor tratamiento ante el conflicto social o personal es una dosis ajustada de arte. El arte hay que tomarlo de manera cotidiana en pequeñas dosis, pero hay momentos en que ante un proceso agudo hay que inocularse una dosis más alta. Pues eso es lo que he hecho este fin de semana, me encontraba agotado por la cantidad de trabajo que se me ha acumulado en los dos últimos meses y estaba cansadísimo de tanta información política donde se refleja el triunfo del individualismo más reaccionario que ha tenido la humanidad.
En esas estaba cuando decidí un tratamiento rápido de arte y me fui a ver un espectáculo de danza contemporánea japonesa en el Teatro Central de Sevilla. Desde el primer momento la luz y el sonido toman el protagonismo de la coreografía; con un ímpetu rapidísimo las luces y las sombras unidas a un ruido ensordecedor te van introduciendo en un mundo de caos y armonía. Un sonido atroz, ensordecedor, con una luces intermitentes te trasladan a momentos de tu vida en el que deseas que se pare el mundo, que te quieres apear. Pero cuando parece que la intensidad es insoportable aparece la calma con una música apaciguadora, relajante y armoniosa, fusionada con unos danzantes que parecían no tener esqueleto, sus movimientos eran suaves, sensuales, con una gran flexibilidad.
Caos y orden, como la vida misma, forman parte la humanidad desde los principios, tan necesarios uno y el otro. Tras el caos siempre hay algo de luz, la vida siempre tiene un resquicio de luz para comenzar de nuevo el orden, la paz. Incluso hay un momento en que el caos puede ser atractivo y placentero.
Un juego de luces, sombras y sonido con el que juegan de una manera seductora y mágica. Una danza que se presenta infinita, podrían estar siempre en movimiento hasta el fin del mundo, para poder volver a empezar una nueva vida.
Tal vez estemos en nuestro planeta en un momento de caos, tal vez tengamos la sensación de que nuestro mundo se esté rompiendo día tras día, tal vez el desorden actual, el incremento de las desigualdades nos hagan estar temerosos ante lo que se nos viene encima, tal vez… Sin embargo, tal como se puede deducir del espectáculo, tras el caos siempre habrá alguna lucecita con la que iniciar otra etapa vital.

(P.D.: Hay vida después de Rajoy y Trump, jajaja)


viernes, 21 de octubre de 2016

La integración de los servicios sanitarios y sociales

De vez en cuando en nuestro país se plantea la necesidad de integrar la atención social y la sanitaria. Llevamos haciéndolo desde hace unos 25 o 30 años, se han hecho muchos planes de intervención e incluso se han llevado a cabo algunas iniciativas concretas; la realidad es que se suele quedar en papel mojado, las administraciones públicas no han logrado alcanzar el objetivo.
Días pasados he asistido en Toledo a la presentación de un informe, realizado por la Fundación Salud Innovación y Sociedad, en el que se plantean unos escenarios sobre la integración de la atención social y sanitaria en Cataluña. Los resultados obtenidos tras una investigación social rigurosa, mediante la técnica Delphi, dirigida magníficamente por el Dr. Joan Josep Artells, han servido de base para poder plantear un Plan específico para Cataluña (Ver Informe en la siguiente dirección: https://www.novartis.es/nuestro-trabajo/innovacion/fundacion-sis)
En esa jornada de debate sobre los resultados de la investigación mi aportación, desde una perspectiva sociológica, se basó en las siguientes líneas:
NUEVO PARADIGMA. TRANSFORMACIÓN, INTEGRACIÓN
Se quiere romper el paradigma clásico, lo sanitario, lo social, por una transformación de los sistemas sanitarios y sociales integrando los dos sistemas, pero hay que tener cuidado para no caer en el mantenimiento o incremento de las desigualdades entre los individuos o ciertos colectivos sociales más vulnerables. Hay que escuchar a los grupos sociales no organizados, colectivos más vulnerables. Grupos que están en riesgo de degradación, también se quiere culpabilizar al individuo de su situación, pero el problema no es de los individuos, el problema es del modelo de sociedad que estamos construyendo en el mundo occidental. Estos colectivos son los que necesitan más protección social. El Estado tiene que seguir cumpliendo con su rol protector.
CAMBIO DISCURSO DOMINANTE, NUEVA CULTURA PARTICIPATIVA/DELIBERATIVA
El discurso dominante de las instituciones sanitarias y sociales ha sido, desde hace más de 20/30 años, el de la necesidad de integrar los sistemas sanitarios y sociales, pero se ha quedado en palabras, es necesario pasar a la “disrupción creativa” (en palabras de Artells). Basta ya de estrategias de estrategias de estrategias, es necesario llevar a cabo iniciativas concretas (Pdte. Confederación Salud Mental España). Es necesario pasar de los análisis institucionales teóricos y de debate a la puesta en marcha de políticas concretas planteadas desde una participación corresponsable de todos los actores implicados. Realización de Plan estratégico elaborado por los actores que finalice en una normativa de obligado cumplimiento y en un corto período de tiempo. Hay que oír la voz de los colectivos más vulnerables (sociales, económicos, dependientes…) y de las mujeres (sobre todo las cuidadoras). Intentar reducir las desigualdades, debido a la gran disparidad de ingresos y de patrimonio en el acceso a las prestaciones y servicios sanitarios y sociales, especialmente estos últimos. Oír su voz en el diseño, su implantación y en la evaluación. La precariedad y el desempleo en la sociedad actual aumentan las desigualdades en el acceso a los bienes. Los individuos deben participar activamente en las decisiones que le afectan en su vida cotidiana y sus problemas de atención sanitaria y social. La verticalidad de las decisiones desde arriba hacia debajo debería cambiarse por una mayor participación horizontal y desde abajo hacia arriba.
CRISIS INSTITUCIONAL
Las instituciones sociales (políticas, sanitarias, económicas, sociales) están en crisis, no tienen demasiada credibilidad, de hecho existe una gran debilidad institucional. En el momento actual la sanidad y los servicios sociales no son prioritarios en las políticas nacionales, y se da una conflictividad entre el Estado y las Autonomías. A lo que hay que añadir, que el rol del Sistema Nacional de Salud es muy poco influyente. Cada vez hay más desigualdades entre las regiones españolas y sus gobiernos autonómicos están desorientados. Se ve la necesidad de nuevas formas de gestión y nuevos profesionales, lo que conllevaría a realizar profundos cambios en los contenidos de los planes de estudios universitarios y cambios en las formas de gestionar los recursos. El modelo universitario actual (Bolonia) es un desastre, es una implantación estética; es necesario un nuevo rol de la universidad en la formación de los universitarios. Por supuesto, estos cambios son también muy evidentes en la Formación Profesional.
CRISIS ECONÓMICA. CAMBIO EN LA FINANCIACIÓN
La mayor parte del recorte económico en la crisis ha sido soportada por los sistemas social y sanitario. El gasto sanitario en España (2009-2014): lo público ha descendido en un 11,4%, lo privado ha aumentado en un 16%. Se está produciendo un cambio cultural: incremento de los seguros sanitarios privados, incremento de fondos de pensiones privados. Hay una parte de la población que soportaría ciertos co-pagos, hay otra parte que no podría o no querría. El sector privado está muy reivindicativo en privatizar la sanidad, lo social menos, pero también. El discurso actual en estos aspectos va por la creación de nuevos impuestos o mayor presión fiscal o corresponsabilidad en el coste económico, siempre teniendo en cuenta el nivel de renta del usuario.
ADAPTACIÓN NUEVAS TECNOLOGÍAS
Las TIC avanzan mucho más rápido que las organizaciones, pero hay que tener cuidado con los que no tienen acceso a ellas o tiene dificultades para adaptarse a estos cambios tan rápidos. Por ejemplo, paradójicamente la teleasistencia o telemedicina pueden dejar fuera de juego a muchas poblaciones rurales.

Manuel Pérez Yruela: un gran sociólogo, una gran persona

Ayer, 20 de octubre de 2016, estuve en el homenaje que se le hizo al profesor Manuel Pérez Yruela en el IESA/CSIC, en Córdoba, incluyéndose este evento en los actos del 25 aniversario de la creación del IESA.
Como suelen ser este tipo de actos fue muy emotivo, sobre todo en la parte personal. Manuel es una persona muy querida y apreciada por la comunidad sociológica española, aunque especialmente por la andaluza. Ha sido y sigue siendo (lo seguirá, pues va a continuar como profesor emérito en esta institución) un referente para la investigación sociológica en muchos campos: la política, el desarrollo rural y las políticas públicas. Destaca en él que sus análisis sociales han servido para definir algunas políticas sociales, no como muchas veces suele acontecer, que se quedan en los cajones de las instituciones y solo sirven para hacer una publicación en una revista o una comunicación en un congreso. Ojalá algún día se analice con profundidad y rigurosidad la aportación de este maestro de la sociología en España.
Hablando de maestros, se aprovechó la ocasión para dar a conocer que en el centro del IESA/CSIC estará el fondo bibliográfico del profesor Salvador Giner, que lo ha cedido a esta institución.
Las diversas aportaciones de los amigos y colaboradores de Manuel a lo largo de los últimos 30 o 40 años, que se expusieron en la jornada, nos hablaron de su obra profesional, recogiendo a la vez su gran bonhomía. Esa parte es la que más me interesó y más me emocionó, pues si yo destaco algo fundamentalmente en Manuel es su humanidad, su buen hacer, su cariño hacia los demás, su sensibilidad, su preocupación para que todo el mundo se sienta comodo, su tolerancia, su amabilidad. Todos estos calificativos no son superficiales, al contrario, Manuel es un gran hombre, un hombre bueno. Así lo he conocido y vivido yo, ayer vi que muchísimas personas tenían los mismos sentimientos que yo.


lunes, 3 de octubre de 2016

Praxis Sociológica (nº 21/2016): Control social de las políticas públicas


El último número de la revista Praxis Sociológica (nº 21/2016) ya está disponible en su página web (www.praxissociologica.es)
 
Son momentos de cambio en las instituciones sociales, sobre todo en las políticas. La población demanda un cambio en los sistemas políticos, los sistemas de partidos y los sistemas electorales. Principalmente, esto es debido a que su funcionamiento no responde a las necesidades de las sociedades actuales y al mayor empoderamiento de los ciudadanos. Cambios que son exigidos por la inadecuada transparencia en la gestión y el alto índice de corrupción que se da en la mayoría de las instituciones políticas.
Siempre han existido controles en la gestión de las políticas públicas, unas veces más democráticos y transparentes, otras menos; sin embargo, conforme las sociedades se han convertido en más complejas esos controles han sido más complicados de ejercer, incrementándose el descontrol. Ha llegado el momento de institucionalizar otros modos de control, donde haya una mayor transparencia y los ciudadanos puedan ser los agentes sociales más activos.
El debate vigente se está dando en todo el mundo, no solo a nivel intelectual, sino también con experiencias concretas. Los editores de Praxis Sociológica hemos querido contribuir a él con la publicación de un número extraordinario monográfico: El control social de las políticas públicas, magníficamente coordinado por la investigadora Carmen Pineda Nebot.


 

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Participación y empoderamiento ciudadano. Revisando la conciencia de clase marxista


Hace ya muchos años, a principios de los ochenta, participé por primera vez en un congreso, en el Palacio de Congresos de Madrid, con una ponencia sobre sobre participación ciudadana en salud. Finalicé dicha presentación con una pregunta: ¿está la sociedad española preparada para tomar decisiones sobre la sanidad? La hice de una manera provocativa para intentar abrir el debate, lo conseguí; entre los asistentes estaba el catedrático Vicente Navarro y, cómo no podía ser de otra manera, entró al quite. El debate fructificó.
Ayer en un Foro por la Sanidad, que organizó el Centro de Estudios de Políticas Públicas y Gobierno, de la Universidad de Alcalá, asistí de nuevo a una “provocación” similar que protagonizaron dos ponentes. Una profesora universitaria (Rosa Urbanos) achacó los grandes males de la sanidad española a los pacientes/ciudadanos, sobre todo por sus “peticiones ilimitadas e injustificadas”; otro ponente, un profesional sanitario (Julio Mayol), dijo que si queríamos cambios había que contar con los rebeldes y los críticos, pues lo que se estaba haciendo en la actualidad era reproducir constantemente un modelo de actuación, que no nos llevaba a solucionar los problemas crónicos de la sanidad española. Provocaciones que no surtieron efectos en los que asistíamos a ese evento.
Esos dos acontecimientos me han hecho reflexionar y llegar a la conclusión de que, por supuesto que la sociedad española ha avanzado muchísimo en el mejoramiento de la salud y de la sanidad, pero que seguimos sin resolver los problemas de gestión, que desde mi punto de vista no sólo es una responsabilidad de los políticos y de los técnicos, sino que son los ciudadanos los que deben intervenir directamente en esos asuntos, para lo que es necesario y fundamental que estén empoderados. Es decir, han de tomar conciencia de la clase a la que pertenecen y participar activamente en la toma de decisiones, no han de esperar a que otros las decidan por ellos.
Los denostados marxistas se están poniendo de moda, habrá que releer a los clásicos Marx, Adorno, Habermas o Horkheimer.

lunes, 19 de septiembre de 2016

Protección del medio ambiente en los hospitales españoles

Profesores universitarios, principalmente de la Universidad de Castilla-La Mancha, acaban de publicar un texto, dirigido por Beatriz Larraz y Ana Fernández: Desarrollo sostenible en el siglo XXI: economía, sociedad y medioambiente (Ed. Iprolex). En él la profesora Marta Aguilar y yo hemos contribuido con una investigación aplicada: “Protección del medio ambiente en centros sanitarios. Las buenas prácticas en los mejores hospitales españoles”.
En los inicios del S. XXI se ha producido un cambio sustancial en la concienciación y sensibilización medioambiental en las sociedades occidentales, lo que ha motivado la elaboración de medidas legislativas para su aplicación en las instituciones u organizaciones sociales. En este análisis investigamos en qué forma han influido esas normas y en concreto qué habían hecho los mejores hospitales públicos españoles respecto a planes o programas dirigidos a sus profesionales y usuarios de esos centros.
Las conclusiones a las que hemos llegado han sido las siguientes:
Principalmente destaca la actitud altruista en cuanto a la concienciación y la sensibilización al desarrollo sostenible del sector sanitario. Los gestores de los hospitales públicos estudiados están convencidos de que es fundamental su intervención para proteger el medio ambiente. No obstante, la concienciación y sensibilización que se ha producido es similar a la manifestada por los ciudadanos españoles (CIS, 2010; 75), en cuanto a que se da una importante brecha entre conciencia y práctica ambiental.
            Se han dado pasos a la hora de reducir los impactos medioambientales, pero es necesario que se dediquen más esfuerzos en la concienciación y sensibilización de los profesionales del sector sanitario, así como de los pacientes y familiares que utilizan el hospital, pues el papel que pueden desempeñar estos centros puede ser muy significativo y positivo en cuanto al cambio de cultura y de comportamientos más saludables.
            La actitud de los gestores hospitalarios es muy positiva, pero sería deseable que llevaran a cabo planes concretos con sus objetivos y metas a corto y medio plazo para su contribución al desarrollo sostenible del sector sanitario, en los que participaran todos los actores sociales afectados, y se diera una mayor transparencia en la comunicación de los resultados obtenidos por la aplicación de las actuaciones ambientales. Actuaciones que deberían estar enmarcadas en un Plan estratégico institucional que priorizara la salud medioambiental.
Desarrollo sostenible en el siglo xxi economia sociedad y medio ambiente. LARRAZ IRIBAS, BEATRIZ.
 
 

jueves, 25 de agosto de 2016

Molina de Aragón: De los tiempos del frío a la cultura participativa e institucional

A Molina de Aragón se le conoce por ser uno de los pueblos más fríos de España; sus habitantes cuentan cómo va cambiando el clima con el paso de los años, las nevadas van desapareciendo, las temperaturas tan bajas en invierno ya no son tales, el clima es más benigno. No sé si eso tendrá algo que ver con el incremento de las actividades culturales, si al tener más calor se han activado, pero lo que sí es cierto es que año tras año los ciudadanos de este municipio y las instituciones públicas van aumentando su oferta cultural.

Llevo yendo más de una década por esos lares, lo que me ha permitido observar lo dicho anteriormente. He visto cómo en los últimos años los jóvenes (y no tan jóvenes) han puesto en marcha múltiples actividades de cine, teatro, fotografía, pintura, música…, pero no lo han hecho de una manera pasiva, sino que han sido ellos mismos los actores: los músicos, los teatreros, los pintores, los escultores, los fotógrafos, etcétera. Es una cultura viva, activa, participativa, ilusionante. Los hijos de Molina de Aragón están forjados en sus fríos, pero tienen sus almas muy calientes.
Por otro lado, las instituciones públicas, sobre todo la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, están apostando también por estas tierras. Un ejemplo de este buen hacer es la múltiple exposición que ha habido durante este último mes de agosto, en la Casa de la Cultura de San Francisco, con los Apóstoles de Tartanedo, los Ángeles Inmaculistas de Peralejos de las Truchas y los instrumentos musicales en la obra de Cervantes. Un lujo, una maravilla. Mañana comienza otra: “Salvador Dalí y El Quijote”, seguramente excepcional también. Lamentablemente han sido muchos los años en que han estado olvidados, esperemos que esta línea de activación cultural de la zona no sea solo fruto de un momento o de un gobierno.

 
La zampoña: la sencillez, lo sublime.
 

viernes, 12 de agosto de 2016

Claves para comprender la conflictividad en los países árabes.


Desde mis inicios en los estudios de sociología siempre me interesó conocer qué acontecía en otras sociedades que no fuera la europea, sobre todo los conflictos sociales y en especial donde había guerras, desgraciadamente no me ha faltado nunca objeto de conocimiento y estudio.
Hace unos cuantos años ese interés se ha centrado prioritariamente en la conflictividad en el Oriente Medio: lo he estudiado y debatido con alumnos y con colegas, he coeditado un libro y una revista sobre estos asuntos, he investigado in situ en Libia, impartido alguna conferencia y discutido en redes sociales. Es decir, he acumulado bastante información, que me ha permitido formarme una opinión sobre qué es lo que pasa en esta región del planeta; no obstante, al ser este un conflicto tan complejo, tan enrevesado, me quedo siempre con la sensación de no entender completamente los por qué.
Con motivo de una conferencia, que impartí hace unos meses sobre los jóvenes europeos que se incorporaban a la lucha del Estado Islámico, descubrí un texto escrito en el 2015 por el periodista Javier Martín: Estado Islámico. Geopolítica del caos (Catarata, Madrid). Me ha parecido un libro muy clarificador, que nos aporta muchísimas claves para poder comprender la conflictividad existente en esos países, en esas sociedades no occidentales.
De su lectura destaco fundamentalmente un verso del Corán, que cita en sus primeras páginas: “Dejad que de entre vosotros sobresalgan aquellos que conocen lo que es bueno; que dicen qué es lo correcto y qué lo diabólico. Ellos serán los que triunfen” (sura 3 “La familia de Imran”, aleya 104). Considero que aquí está la clave de todo, a lo largo de la historia de la humanidad siempre han existido unas minorías que se han otorgado la posesión de la verdad, unas veces por inspiración divina, otras por creerse superiores, otras por ser votadas por mayorías o minorías, otras por su fuerza física. Como consecuencia de ello han intentado o logrado imponer “sus verdades” a los demás. Elites políticas, religiosas, económicas, belicistas o mafiosas que han manipulado a los seres humanos en favor de sus propios intereses. Pues bien, aquí sigue pasando lo mismo.
Lo diferente en estos momentos es que la globalización mundial hace que haya muchas más elites, muchísimos más intereses particulares, su entrecruzamiento haga más compleja la interpretación de lo que sucede y la solución sea más compleja. Mientras tanto, los que sufren, padecen y mueren son los mismos, los desheredados, los que menos tienen.
Javier Martín hace un análisis riguroso, su estancia en esos países en conflicto hace que sus datos sean bastante fiables, su conocimiento exhaustivo y sus deducciones plausibles. Nos habla del papel de los estados occidentales en el origen y en el caos en que se ha convertido su intervención, sobre todo desde la guerra en Irak; de las dictaduras de Libia, Túnez, Egipto… a las actuales de Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos o Siria. A las alianzas internacionales para imponer sus verdades, como es el caso de Israel o Irán, entre otras. Los intereses de todos esos países, a través de sus elites, han llevado a la aparición de múltiples grupos terroristas y a la construcción del Estado Islámico, de lo que escribe ampliamente. Nos da también una visión actual de qué es lo que pasa en los países vecinos: Libia, Túnez, Argelia, Mali o Turquía.
Un excelente libro que aclara muchas cuestiones, pero que a la vez abre las puertas para seguir intentando comprender el caos existente en esas regiones.

lunes, 1 de agosto de 2016

Tradición y mestizaje en la Europa actual


En el mes de junio mis compromisos profesionales me enviaban a la Universidad de Viena a presentar los resultados de una investigación sobre la responsabilidad social de los universitarios españoles, lo que aproveché para hacer un recorrido por varias ciudades del centro de Europa: Lyon, Estrasburgo, Munich, Viena, Zurich y Ginebra, empezando y terminando en Barcelona.
Algunas de estas ciudades ya las conocía con anterioridad, por lo que he podido ver su evolución con los años. Mis primeras impresiones han sido muy positivas, pues en todas ellas he podido disfrutar de su belleza patrimonial y de sus joyas artísticas. Lyon es entrañable, Estrasburgo impresionante, Munich seria, Viena seductora, Zurich atractiva, la vieja Ginebra con su aplastante religiosidad y Barcelona cada día más multicultural. Hemos recorrido sus partes más viejas, pero a la vez las más atractivas, las más sugerentes.
La tradición cultural estaba impresa en cada una de las calles, de las casas, de las iglesias, de sus monumentos; ha sido un recorrido por la historia europea, con unas raíces bastante comunes, aunque con su peculiaridad localista. Ciudades todas ellas que tuvieron una gran impronta en algún momento de la historia y que han logrado mantener algunas huellas de esas épocas para transmitirlas a la Humanidad.  Lástima que no nos sirvan para aprender de los errores cometidos y volvamos a repetirlos una y otra vez.
El mestizaje cultural actual es totalmente visible, el futuro pasa por ello, cuánto más se tarde en buscar y encontrar los cauces de poder convivir en paz entre las diferentes culturas peor será, no hay vuelta atrás, ya somos mestizos. Las experiencias en defender a ultranza la pureza de las etnias, de las razas, de las religiones o de las culturas, como la mejor forma de convivencia, han sido siempre nefastas y se han llevado por delante a millones de seres humanos. Es deseable que no volvamos a caer en esas barbaridades, la búsqueda del consenso no tiene tregua, aunque el conflicto está servido, no hay nada más que darse una vuelta por estas ciudades, de hecho se está haciendo patente en los últimos tiempos con los atentados terroristas en territorio europeo, que se intentan resolver con terrorismo de estado en otros lugares del mundo.
La paz en el mundo será una realidad que contemple todas las culturas, si no es así no la habrá.

(El becerro de oro sigue siendo lo importante)